ENTRE LINEAS

Las intervenciones de Mauro Giaconi invaden el espacio expositivo creando un conflicto en su estructura arquitectónica. Confundiéndose con elementos funcionales de la construcción, plantean un dilema entre realidad y representación, entre operación artística y materialidad edilicia. Tuberías, canillas y cables se convierten en instrumentos estéticos y poéticos, mientras las paredes de la galería –y por extensión, toda su entidad en tanto ámbito insti-tucional– actúa como soporte de la propuesta del artista.
Enfrentándose al espacio idealizado de la galería, a su heredado orden de “cubo blanco”, Giaconi apela al contexto expositivo en tanto espacio físico, de presencia concreta. (…)

(…) Proyecto y obra confluyen en una lectura particular de la espacialidad arquitectónica, en tanto no es en la construcción de un espacio sino en su deconstrucción donde se sustenta el sentido final de las intervenciones.

(Rodrigo Alonso, 2003)

FRACTURA EXPUESTA

(…)El tiempo se ha suspendido en el momento previo al derrumbe. Es preferible no conocer la prisa, caminar con cautela, los pies lentos y sin peso. La vida es muy delicada. Perdí la voluntad de arquitectura pero la cambié por suspiros, que son más sólidos.

En toda arquitectura punza el desmoronamiento. Solo evidenciando la posibilidad del accidente se puede ahuyentar el verdadero susto. Mi dignidad radica en asumir la perpetua vulnerabilidad. Es cosa seria, por eso he rasurado todo ornamento, descartado cualquier ostentación. No es  resignación sino consagración de la fragilidad. Ah, mi pulso, la vena que late; ¡inutilizaré las estructuras, tumbaré los muros, desmaterializaré el acero!  A la hora del cemento no acuden ni los insectos. Que el musgo empiece a crecer es lo único que pido. (…)

Nos inventamos verticales para ver por las ventanas. Pero los pies siguen en el lodo. De la horizontal son la materia y el cuerpo, la profusión y la acumulación del polvo, el desgarre, lo que se aplasta en cualquier parte, el agua que se derrama, la clara y la yema sin la perfección del huevo. Los hilos caen en líneas libres de medida que regresan a la singularidad. La vertical analiza y la horizontal desclasifica. El ojo inteligente antepone a lo que ve un alambrado que convierte el cuerpo en anatomía, la naturaleza en paisaje, los lugares en mapas. Ver por la ventana es  enmarcar la vida en la visión: un límite que nos separa de la vida misteriosa de los animales. (…)

(Naomi Rincón Gallardo, marzo de 2008)


Se ve lo que se ve

Blanco sobre negro, negro sobre blanco, energía en estado puro y un fondo agrisado y plomizo que quizá anuncie tormenta o quizá sea polvo y humo que tapan el cielo. El chirrido del alambrado que se retuerce. Vidrios que estallan. Descargas eléctricas. Aullidos. Los pájaros chillan y desaparecen. Una chispa se convierte en incendio que devora todo. Los edificios se desploman. Las fronteras caen. Acá y allá.

No hay música, ni timbrazos. El corazón se detiene. La risa se ahoga. El hueso se parte. La espalda contra el piso. Los cubiertos se dejan a un lado, el bocado de carne ya no se mastica, ni se traga. La piel se desgarra. La frase queda inconclusa. Y para el final, la discusión: éxodo o resistencia, saltar o aferrarse, quedarse o migrar, reconstruir o limpiar, partir o repartir.

(Vera Giaconi, 2011)


     MUNDO MÚLTIPLE / VARIANTES POSIBLES: GIACONI O LA REINTERPRETACIÓN

Acaso ahora, cuando los tiempos se comprimen y las formas se entremezclan, cuando los sentidos habitualmente asignados a las cosas se desmoronan y las significaciones comúnmente atribuidas a los hechos se multiplican, el arte resulta ser el único discurso capaz de aludir y así condensar dicha condición proteica y polivalente, caleidoscópica y multifuncional, en una época que sólo puede llamarse como sin síntesis, a la manera de algo que a la vez que se contrae se está expandiendo y no se sabe con certeza qué anuncia o anticipa porque se ignora hasta dónde llegará

          Y tal sitio, un espacio simbólico todavía impreciso por desconocido, se advierte, pues apenas está germinando, en el tiempo plástico de la elaboración. O más exactamente, de la reinterpretación, esa que caracteriza la obra visual de Mauro Giaconi: un horizonte creativo que ha superado el esteticismo mediante una voluntad formal abarcadora donde los temas y los tratamientos, los materiales y aun la intención misma del acto artístico realizado se vuelven autorreferenciales, doble o triplemente metafóricos, lo mismo que si mostrándose mostraran mucho más de lo que en una reflexión primaria e inmediata parecerían mostrar. Su obra, entonces, supera la función del signo, que sólo se refiere a sí mismo, para alcanzar la categoría del símbolo, el cual remite a algo que siempre está más allá de su misma manifestación.

(…)Todas ellas artefactos que no ocultan su origen porque precisamente lo subvierten y de tal modo lo in-vocan, lo re-velan, pareciendo surgir de un sentido de imaginación más cercano a lo que los renacentistas consideraron como un desgarrón de la realidad obtenido mediante el desplazamiento de lo secular hacia lo sagrado(…)

(Fernando Solana Olivares, 2009)



Ilusionista y Constructor

Objetos como estructuras de materia; edificios como escenografías para la realidad; sombras como posibilidades de ver dibujos y dibujos que hacen posible la justa valoración de la sombra. En las piezas de Mauro Giaconi el repertorio es austero y a la vez denso, cargado de capas de sentido que al artista le interesa no exponer de un solo golpe. Muchas de sus imágenes, muchas de sus ideas, se revelan en segundas lecturas demoradas sobre detalles. (…)

(Eva Grinstein 2005)



TEMPORADA DE PLOMO


(…)En esta construcción meticulosa de un equilibrio efímero, la caducidad de la intervención en el espacio va a la par con el uso de un material ligero como un gas pero a la vez tenaz y opaco, que se extiende por todo el sitio y que Giaconi logra domesticar a golpe de borrador de lápiz.


La maniobra de este denso y volátil material –el plomo,  antigua apelación del grafito- se inscribe en la búsqueda de una liberación tanto de las fuerzas físicas como de las existenciales, y es lo que da título a esta intervención. Una temporada de plomo como un ciclo de vida pues, en el cual abunda el color negro y donde aparecen, de repente, caminos de luz en un paisaje atemporal y siniestro.(…)


(Caroline Montenat, 2012)


    Mauro Giaconi y su Poética de levedad


    (...) Su arte es un modo de exorcismo ajeno a la improvisación: cada obra surge de un afinado proceso mental y es realizada con una mano no menos diestra. Sus exhibiciones --concebidas como zonas de intersección de esculturas de objetos, instalaciones y dibujos en grafito-- exploran las tensiones entre diversos tipos de oposiciones: blanco y negro, peso y liviandad, resistencia y fragilidad, estabilidad e inestabilidad, permanencia y fugacidad (...).


(Adriana Herrero, 2005)

FRAGMENTOS / fragments